Pedro Sánchez toma posesión como nuevo Presidente del Gobierno

Para muchos españoles le es difícil asimilar y comprender todo lo referente a su gobierno, es decir, a la despedida del presidente Mariano Rajoy y a la llegada del señor de ideología de izquierda Pedro Sánchez.

Las juramentaciones ya se han hecho y ahora se ha decidido quién es el nuevo presidente, pero fue el juramento lo que pareció ser un evento completamente inverosímil.

Pedro Sánchez, durante el protocolo que facilitaba su alto cargo en el gobierno español, afirmó que no era necesario ninguno de los símbolos lejos de considerarse “laicos”. Estos símbolos fueron utilizados durante una gran parte (por no decir desde principios de la democracia española) como una tradición que ha sido considerada de eterna importancia para este país religioso.

Si bien no fue un presidente que llegó al cargo gracias a las elecciones democráticas, es el presidente que ahora fue elegido por cada uno de los diputados también elegidos, fue colocado gracias a los contribuyentes españoles en su hegemonía constitucional.

Mariano Rajoy deja el cargo de presidente de España

El país español recibió el día de hoy la enorme noticia de que Mariano Rajoy es depuesto de la presidencia a consecuencia de la solicitud por motivo de corrupción llamado moción de censura, de esta manera, ha pasado a ser el primer presidente de España destituido a través de esta petición.

Para que la moción de censura se llevara a cabo era necesario una cantidad de votos de 176 de los 350 diputados. Fue así como la moción para el presidente Mariano Rajoy obtuvo unos 180 de votos a favor, determinando su fe de forma definitiva en que dejase de ser presidente.

Mientras, Pedro Sánchez ha sido el elegido de relevo del puesto desocupado, quién se ha comprometido en la ejecución elecciones próximamente, sin embargo, no ha marcado un fecha todavía.

Mariano Rajoy ha perdido de esta forma el cargo de presidente español, tras un gobierno cuestionable y en consecuencia de un caso de corrupción, no obstante, afirma irse con la frente en alto habiendo dejando a una España en mejores condiciones en las cuales la obtuvo.